¿Es conveniente usar un monitor Gaming?

Pedro PabloM

La diferencia entre ser un novato y ser el mejor está principalmente en tus capacidades, pero la jugabilidad que dispones también puede afectar enormemente tus partidas. La fluidez que tenga el juego depende del procesador, pero también se ve afectada por otros detalles, como los tiempos de respuestas de los mandos y controles, las conexiones a redes y la calidad de imagen.

La imagen o vídeo es quizás el factor más importante para una buena experiencia de juego. Los monitores  gaming están diseñados para mejorar los gráficos en ambientes como los que necesita un gamer, y pueden hacer que la jugabilidad se mejore notablemente, potenciando tus habilidades como jugador. A continuación, te mostramos tres motivos por los que un monitor te puede hacer un mejor jugador:

Imágenes más fluidas

Para poder mostrar un video, una pantalla debe cambiar una serie de imágenes secuenciales en un periodo de tiempo bastante corto.  La cantidad de imágenes que un monitor puede actualizar en un segundo se conoce como la tasa de refresco o frecuencia. Esta se mide en fotogramas por segundo (fps) o en Hertz (Hz).

La vista humana no distingue los cambios de imagen que hacen los monitores a partir de los 30 fotogramas por segundo, pero también es posible distinguir cuando la frecuencia del monitor es superior. Una frecuencia más elevada brindará transiciones de movimiento más fluidas, resultando en una sensación de naturalidad en el movimiento de los elementos.

Las pantallas, televisiones y monitores tienen una máxima frecuencia, por lo que, sin importar la potencia del procesador que se utilice, la fluidez de juego depende de la frecuencia máxima a la que pueda operar el monitor. La mayoría de las televisiones modernas pueden llegar a tener una frecuencia de hasta 60 fotogramas por segundo pues están diseñadas para la reproducción de video convencional. Pero cuando las necesidades de juego son mucho más fuertes se requiere de transiciones fluidas, para ello, los monitores gaming pueden tener una frecuencia de hasta 144 fotogramas por segundo, lo que los hace ideales para un nivel de juego superior.

Mejor Definición

Cada vez que el monitor hace una actualización de su imagen, cada uno de los pixeles deben cambiar de color con un tiempo de respuesta muy corto, usualmente medido en milisegundos. Por ejemplo, si un monitor tiene una frecuencia de 144 fps, cada pixel debe hacer su cambio de color en 7 milisegundos como máximo.

Para que el monitor pueda funcionar a la frecuencia requerida, los pixeles del mismo deben ser capaces de hacer el cambio de tono lo suficientemente rápido. Si los pixeles del monitor no son capaces cambiar suficientemente rápido, se origina un rastro o sombra cuando los objetos se muevan, y por lo tanto no se tienen bordes bien definidos. A este problema se le conoce como ghosting. En la imagen a continuación se observa la diferencia entre una imagen con bajo tiempo de respuesta y alto tiempo de respuesta, y se observa como el ghosting afecta a la imagen.

monitores gaming

Los monitores gaming pueden tener tiempos de respuesta inferiores a los 2 milisegundos, lo que permite tener imágenes extremadamente bien definidas incluso a frecuencias de 144 fotogramas por segundo, permitiendo a los jugadores de alto nivel tener una ventaja considerable para el juego.

Menor retraso de imagen

Para que las imágenes puedan ser reproducidas por un monitor, estas deben ser generadas por un dispositivo y transmitidas hasta la pantalla. Aunque muchas veces es imperceptible, existe un retraso en la imagen que se observa en las pantallas debido al viaje que salen del procesador. El tiempo que se tarda la imagen en llegar desde el procesador hasta el monitor es conocido como input lag.

El retraso en la imagen hace que los personajes parezcan no responder instantáneamente a las instrucciones brindadas, lo que es crítico para aquellos juegos donde se necesita de gran precisión y reflejos para ser el mejor. Normalmente, este retraso en la reproducción de video es perceptible cuando supera los 50 milisegundos. Cualquier juego con más de 100 milisegundos de lag se considera injugable.

En la siguiente imagen se puede ver la diferencia entre una pantalla con alto input lag y otra con bajo input lag. En el caso donde existe más retraso de imagen el personaje no es capaz de responder rápidamente a los comandos brindados y disminuye notablemente la habilidad del jugador

resolucion monitores gaming

Las televisiones modernas se enfocan en mejorar la calidad de la imagen para la reproducción normal de video sacrificando la velocidad, normalmente el input lag de estos aparatos supera los 35 milisegundos. También se debe considerar que hay un tiempo de retraso que se produce desde el momento donde se da el comando en el control hasta que la señal llega al procesador. Si sumamos estos tiempos de retraso, es muy probable que el tiempo total de lag supere la barrera de los 50 milisegundos y se afecte en gran medida la jugabildad.

Los monitores diseñados específicamente para gaming, reducen el tiempo de retraso entre la fuente de la señal y la pantalla para garantizar la mejor experiencia de juego. Estos pueden tener tiempos de retraso inferiores a los 15 milisegundos, lo que lo hace ideal para jugadores de alto nivel que desean mejorar la experiencia de juego en sus partidas.

Un modelo de entrada puede ser el LG 24MP59G-P o uno más grande y avanzado el LG 34WK650-W 34″. El monitor más vendido es el LG 27MP59G-P que es un excelente balance entre costo y beneficio.

Compartir
Publicado en Gaming y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *